Casa de las siete chimeneas

Casa de las siete chimeneas

En el número 1 de la Plaza del Rey, en la parte trasera de la Gran Vía, podemos contemplar una de las edificaciones más curiosas de Madrid, la casa de las siete chimeneas.

Esta edificiación es en la actualidad es un palacete de estética contenida y sencilla. Según Mesonero Romanos la casa existía antes de 1570 pero la primera referencia que se tiene del mencionado inmueble es una escritura de venta a los condes de Mejorada fechada en 1631. En 1672 condes de Polentinos lo adquieron.

El edificio fue la residencia de Leopoldo de Gregorio, Marqués de Esquilache,  quien estuvo a punto de morir en la misma, debido a que fue asaltada por el populacho durante el famoso “Motín de Esquilache” ocurrido en 1769. Las últimas reformas llevadas a cabo son de los siglos XIX y XX. En 1881 se restaura y acondiciona para sede del Banco de Castilla.

Durante el reinado de Alfonso XIII la casa fue la primera sede del Lyceum Club femenino, dedicado a la defensa  de la igualdad y la plena incorporación de la mujer al mundo de la educación y del trabajo. El Lyceum desarrollo una intensa actividad durante diez años, hasta el comienzo de la Guerra Civil Española.

En 1957 Fernando Chueca Goitia y José Antonio Domínguez Salazar realizaron una nueva rehabilitación del edificio. En la actualidad es la sede del Ministerio de Cultura.

Los barrios de Madrid y mucho capítulos de su Historia estan impregnados con los relatos de notables mujeres, ya lo vimos en el post sobre el barrio Malasaña sus historias han configurado, junto al imaginario popular, lo que hoy conocemos de muchos lugares y rincones madrileños. La casa de las siete chimeneas no es la excepcion.

La leyenda de Felipe II y Elena

No hay casa más misteriosa en Madrid que la llamada casa de las siete chimeneas , ya que bajo su techo rondan varias leyendas, todas de crímenes, fantasmas y espectros.  Una de las leyendas dice que sus 7 chimeneas simbolizan los 7 pecados capitales…

Entre las versiones que existen cuentan que fué mandada a construir por el mismo Felipe II cuando aun reinaba su padre el Emperador Carlos V, para que sirviera de escenario de sus amores con una bella joven llamada Elena, hija de un caballero a las órdenes del rey.

Se dice también que el propio Felipe II, organizó la boda de Elena con el apuesto capitán Zapata, un héroe de los Tercios pero que el matrimonio duró poco porque el marido se vio obligado a cumplir con sus deberes militares y viajó a Flandes, donde murió al poco tiempo en la batalla de San Quintín.

La desconsolada viuda quedó sola en el caserón, aparentemente desesperada y sumida en los recuerdos del marido, hasta que una mañana apareció muerta en su lecho en extrañas circunstancias. El pueblo no tardó en relacionar el prematuro e inesperado fallecimiento, con las periódicas visitas a la finca del rey Felipe II, quien acudía embozado por las noches.

¿Pero qué pasó con el Cadáver?

Curiosamente, el cadáver de Elena desapareció de forma misteriosa y entonces unos culpaban a su padre, otros decían que está emparedada en algún lugar de la casa, alguno incluso hablaba de una conspiración real… Poco después, el padre de la desdichada apareció ahorcado de las vigas de la casa.

El rey Felipe ordena una investigación de los sucesos, más por acallar los rumores que le unían sentimentalmente a la fallecida, que por otra cosa. La investigación no dio resultado y se mantuvo el misterio acerca de la muerte de Elena.

Desde entonces, a través de los siglos, mucha gente asegura haber visto la figura de una mujer vestida con vaporosos vestidos blancos alumbrándose con una antorcha caminando entre las siete chimeneas que coronan el tejado de este palacete. Después de recorrer todo el alero se arrodilla mirando hacia Oriente, hacia la zona del antiguo Alcázar, se da golpes en el pecho y desaparece súbitamente.

El número Siete

Si a la leyenda de la casa debiésemos añadir otro elemento místico, las sietes chimeneas lo son: El Siete (7) es considerado un número mágico dado que nace de la suma del número 3 (sagrado para muchas culturas) y del terrenal número 4 lo que convierte al 7 en algo así como un puente entre el cielo y la tierra.

Ya el médico griego Hipócrates hizo referencia a la vinculación del  número con la vida cuando dijo “incluso la Luna cambia de fase cada siete días: este número influye en todos los seres sublimes”.

La casa de las siete chimeneas hoy

Actualmente la casa funciona como sede del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, y es quizás un edificio por el que se pasa con frecuencia, sobre todo por los asiduos visitantes de los locales y restaurantes ubicados en el Barrio de Chueca.

Lo lúgubre de su fachada contrasta con lo iluminado y ruidoso  del barrio y de su vecina la Gran Vía y la Calle Alcalá.

Y ¿tú? Te atreverías a descubrir cuánto de leyenda y ¿cuánto de verdad esconden las paredes de la Casa de las Siete Chimeneas?