DIEZ CLAVES PARA VIAJAR EN PAREJA

 DIEZ CLAVES PARA VIAJAR EN PAREJA

Cada viaje que emprendemos con nuestra pareja puede ser o un sueño o una pesadilla, lo más común y más realista es que haya un punto medio entre ambas experiencias.  Viajar en pareja supone un reto de convivencia en espacios reducidos por 24/24 horas. Tenemos dos años viajando juntos, y algo hemos aprendido del tema, quédate con nosotros, y te daremos algunas sugerencias, acerca  de cómo aprovechar al máximo tu viaje en pareja, sin ánimos de que ésto sea un decálogo, dado que cada pareja es única y cada personalidad también,  lo que todos esperamos  que al final de cada noche durante el viaje, al hacer un balance, vayáis a la cama con una sonrisa.

Venecia Italia Para comenzar, es importante desmontar el mito  y que partas  de la idea de que  no existe EL lugar romántico,  o que un lugar  es más romántico que otro, ese lugar romántico lo hacéis vosotros, no esperes a UNA fecha “especial” para realizar ese viaje, esa fecha especial puede incluso ser mañana.   ¿No os ha pasado que estando en ciudad romántica de vuestro sueño por alguna razón, a veces tonta, comenzáis a discutir?, todo a vuestro alrededor cambia, la música del violín molesta, el cielo azul y el sol dan calor, el viento que sopla arrastra las hojas y levanta una polvareda… Recuerdo mi única vez en Praga, venia ya triste por un traspiés amoroso, la ciudad me pareció gris, llovía, y había neblina, me queje durante todos los 4 días del viaje, recuerdo caminar por el Puente de Carlos y ver como nadie parecía inmutarse por la llovizna que caía, nadie excepto yo,  tiempo después encontré algunas fotos del viaje y algunas postales, la ciudad no tenía nada de malo. No es el lugar sois vosotros.

Otro recomendación,  es que tengáis el deseo de proponeos pasarla bien, lo hostil anterior al viaje se quedó fuera al cerrar a la ultima maleta, hay que desconectar, si ya estáis embarcados en el viaje significa que habéis comprendido que hacer el viaje merecía la pena, lo anterior ¿qué más da?

Si surge un tema sensible durante el viaje lo mejor es posponer su discusión al final del viaje sin restarle importancia a la necesidad de que dicho punto sea discutido.  Si la intención es desconectar, hay que desconectar.

La planificación del viaje debeis hacerla juntos, al menos que el viaje sea una sorpresa, consúltense los planes y las actividades, sobre todo se deben escoger actividades donde puedan participar ambos y no hacer del viaje una agenda agotadora, evitad saturar al otro. Deja espacio para  las actividades propias de cada uno sobre todo si algunas de las actividades de alguno no os gusta al otro, descansar, leer, ir al spa, es siempre una buena idea

La idea de poder dormir hasta tarde al menos un día durante el viaje es siempre tentadora, además que te deja la libertad de que la noche anterior podáis estar hasta las tantas.

Sorprendel@, cuida los detalles.

Los viajes son una buena oportunidad para salir de la rutina aunque el viaje sea de trabajo. Un viaje en pareja se supone de entrada el compartir una superficie limitada, es importante que respetéis el espacio del otro, mas aun cuando se trate de parejas que no viven juntas, la convivencia 24 horas al día con alguien con quien no se está acostumbrado puede ser difícil al inicio.

Para lograr la armonía durante el viaje es importante saber ceder, y negociar todo, aunque tu idea parezca la mejor y la más acertada, es solo tu punto de vista. Para esto es clave la comunicación y saber escuchar a veces la respuesta que quieres está por venir pero debes estar atento a oírla, y sobre todo nunca dejes de  expresarle al otro tus miedos y dudas, ello permite construir metas y objetivos comunes.

Recordad que no se trata solo de pasar tiempo juntos, sino conectarse y compenetrarse el uno con el otro, se trata de crear recuerdos comunes, al tiempo que se reconozca que habéis aprendido el uno del otro.

Si la idea es concebir cada viaje como una justificación para crecer y recargarse de energía pero gran parte de que ese objetivo que nos hemos trazado depende de nosotros y de cómo gestionemos los imprevistos, nuestras emociones y nuestras reacciones. Recuerda siempre Vive, Viaja, Vibra.