Ermita de San Baudelio

Ermita de San Baudelio

 

 

Nuestro reciente viaje por tierras de Soria nos llevó hasta una antigua ermita, generalmente apartada de los itinerarios  dentro de dicha provincia que tiene, por otro lado, gran cantidad de joyas por descubrir. Se trata de la ermita de San Baudelio y se encuentra ubicada a las afueras de la localidad de Casillas de Berlanga. La peculiaridad de esta ermita y, el rasgo definitorio de la misma, es que se trata de uno de los pocos ejemplos disponibles en la Península de Arquitectura Mozárabe.

La ermita de San Baudelio data de mediados del siglo XI y tanto su construcción como su estilo están íntimamente ligado al contexto repoblador que acontecía durante este período en las zonas del interior peninsular y más concretamente en las cercanas al río Duero. Este contexto histórico favoreció que en determinados lugares prosperase un peculiar estilo denominado Mozárabe, denominación que no termina de agradar a todos los expertos en la materia. Fuera de polémicas sobre el nombre más apropiado de dicho estilo, lo importante es destacar que en su construcción participaron cristianos no convertidos al islam que durante siglos habitaron en Al Andalus y que, por determinadas circunstancias, entre las que se encuentran las religiosas, emigraron y se asentaron en los territorios de la Península que iban pasando a manos cristianas.

Por este motivo, se pueden apreciar en este tipo de construcciones como la ermita de San Baudelio la mezcla de estilos arquitectónicos, coexistiendo elementos arquitectónicos más propios del mundo islámico, como por ejemplo el arco de herradura

                   

con otros  de la cultura cristiana del momento y que terminaría dando lugar, posteriormente, al estilo románico. Claros ejemplos serían la bóveda de cañón y el arco de medio punto.

Independientemente de dicha mezcla de estilos, en San Baudelio se observa una gran originalidad en las soluciones constructivas, especialmente visible en la gruesa columna central que termina en unas nervaduras radiales en la bóveda.

En todo el conjunto interior se aprecian los restos de lo que fueron pinturas al fresco creadas en una etapa más tardía  en las que se mezclaban iconográficamente escenas de caza con representaciones animales y motivos de guerra. Los frescos de la ermita tenían un efecto didáctico y moralizante, característica típica del estilo románico del que son uno de los ejemplos de pintura al fresco en este estilo más antiguos que se conocen. Actualmente en la ermita se pueden apreciar los restos de dichas pinturas ya que, a comienzos del siglo XX, los frescos fueron expoliados utilizando la técnica del strappo y vendidos a un particular, pasando con posterioridad a ser propiedad del Metropolitan Museum de Nueva York. Algunos de estos frescos se encuentran cedidos en la actualidad al Museo del Prado donde pueden ser contemplados.

      

 

 

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *