¿Qué esconde el Barrio El Rastro?

¿Qué esconde el Barrio El Rastro?

Al igual que el Barrio de La Latina del que hablamos la semana pasada, otro barrio lleno de tradición y anecdotas que merece ser visitado en Madrid es El Rastro.

¿Por qué El Rastro?

El origen del Rastro se sitúa a finales del siglo XV, cuando se instala, junto a la actual plaza de Cascorro, el “matadero viejo”. Su nombre se debe al rastro que dejaban los carneros al ser “arrastrados” hasta el matadero para su sacrificio. Por esta actividad, en la zona se instalaron distintos gremios relacionados con el matadero, curtidores y zapateros (pieles) e incluso posteriormente una fábrica de velas (se realizaban con sebo animal).

Desde comienzos del siglo XIX surge la costumbre de vender objetos de segunda mano y antigüedades, que se ha mantenido hasta nuestros días. La plaza más popular del rastro es la de Cascorro.

¿Quién era Eloy Gonzalo, “Cascorro”?

El Rastro Eloy Gonzalo El madrileño Eloy Gonzalo, en Cascorro (Cuba), alegando que era niño de inclusa (abandonado) y que nadie le llorará, se ofrece para un acto heroico en la Guerra de Cuba. Una lata de petróleo para incendiar la posición enemiga y una cuerda a su cintura para rescatar su cuerpo fueron suficientes.

La Plaza de Cascorro debe su nombre a los héroes que defendieron en Cuba la localidad del mismo nombre. La estatua que se encuentra en la mencionada plaza fue realizada en bronce por Aniceto Marías, como homenaje al héroe Eloy Gonzalo. Eloy era huérfano, fue abandonado nada más nacer en la inclusa de Madrid, donde se le educó.

En 1896 realizó una arriesgada hazaña, se ofreció, en solitario y solo equipado con una lata de petróleo, a prender fuego al paraje donde se encontraban los partidarios de la independencia de Cuba. Por si perdía la vida en el intento, se ató una cuerda a su cuerpo solicitando a sus compañeros de armas que en caso de perecer tirasen de la cuerda con la intención de recuperar su cadáver.

Eloy era huérfano, fue abandonado nada más nacer en la inclusa de Madrid, donde se le educó. En 1896 realizó una arriesgada hazaña, se ofreció, en solitario y solo equipado con una lata de petróleo, a prender fuego al paraje donde se encontraban los partidarios de la independencia de Cuba.

Por si perdía la vida en el intento, se ató una cuerda a su cuerpo solicitando a sus compañeros de armas que en caso de perecer tirasen de la cuerda con la intención de recuperar su cadáver.

El Mercado de El Rastro

El Rastro Mercado

Se celebra cada domingo y festivos, desde las 9 hasta las 15 hrs. Podeis llegar (y es altamente recomendable) con el transporte público metro estaciones: La Latina, Puerta de Toledo, Tirso de Molina y Embajadores y los Autobuses: 17, 33, 35, 41, 60, 148.

Es un particular mercado donde encontrareis de todo, podreis regatear los precios y disfrutar de particulares creacione artesanales o piezas de anticuarios si es lo vuestro.

El Mercado del Rastro forma parte de la identidad de la Villa de Madrid, y aunque hay que tomar algunas previsiones como tener de mano a los niños y la cartera y objetos de valor resguardados, es una experiencia que te acerca al gentilicio madrileño y que merece ser vivida.

Para mas información os aconsejanos navegar por este blog de este barrio.

¿Qué hacer en El Rastro?

Ademas del mercado de los fines de semana, el rastro esta lleno de lugares donde degustar tapas o platos tradicionales de la cocina Madrileña, uno de esos rincones con historia y si es de vuestro agrado, es La Casa Amadeo Los Caracoles.

Ubicado en la Plaza de Cascorro 18, aunque a primera vista parezca un lugar pequeño y este lleno al fondo hay unas escaleras que conducen a un salón  al que su dueño de seguro les guiará.

Una opcion cultural en El Rastro es el Museo de Arte y Tradiciones Populares en la Calle Carlos Arniches 3. Administrado por la Universidad Autónoma de Madrid, y que comprende piezas relacionadas con la religiosidad popular, instrumentos musicales, bailes. actividades como la ganaderia, agricultura o la artesania.

Asi que como veis, hay otro rincon de Madrid que merece ser recorrido, disfrutado y cuidado, El Rastro es algo mas que una huella de antaño es un legado que nos habla de la identidad de esta bella ciudad de Madrid.

Si os ha gustado, podeis compartir el articulo, o dejar algun comentario acerca de que otro barrio os gustaria escribisemos. Hasta un nuevo Post y recuerda Vive, Viaja y Vibra.