Real Basílica de San Francisco el Grande

Real Basílica de San Francisco el Grande

El convento de San Francisco el Grande fue fundado en 1217. Según cuenta la tradición fue el propio San Francisco de Asís, quien en una pequeña ermita situada a extramuros, fundo una comunidad de franciscanos observantes.

San Francisco el GrandeHistoria de la Iglesia de San Francisco el Grande

La comunidad fue creciendo poco a poco gracias a las limosnas de los fieles y a finales del siglo XIV se renovó su edificio. Según nos cuenta Álvarez Baena algunas de las más notables familias madrileñas profesaron una gran devoción por este convento, Ruy González de Clavijo, quien vivió en la actual plaza de la Paja y dirigió una embajada a Tamerlán por orden de Enrique III, financió la construcción de la capilla mayor de la iglesia o los Vargas y los Lujanes quienes fundaron sus propias capillas en su interior. Aquí, también, fueron enterrados personajes como el marqués de Villena o doña Juana de Portugal, esposa de Enrique IV.

En 1760 la congregación decidió demoler el convento para su nueva construcción, desapareciendo su primitiva iglesia, capillas y todo el claustro. La construcción recayó en los arquitectos Fray Cabezas, Antonio Pló y finalmente Francisco Sabatini quien finalizó las obras en 1776, proyectando un edificio de estilo neoclásico en el que destaca su cúpula, considerada la tercera de planta circular más grande  la cristiandad.

Durante la guerra de la Independencia, el convento fue ocupado por las tropas del general Murat, y los fraieles fueron desalojados posteriormente el edificio se convirtió en Hospital. Tras la expulsión de los franceses, los franciscanos volvieron a ocupar el inmueble hasta la desamortización de Mendizábal en 1836, momento en el es definitivamente suprimido. Hoy en día solo se conserva su iglesia, conocida con el nombre de Basílica de San Francisco el Grande.

San Francisco MadridSan Francisco el Grande el Gran almacén de arte

Durante la Guerra Civil Española la cúpula de San Francisco el Grande, sirvió de almacén de un importante patrimonio artístico nacional, el responsable de este almacén estuvo Francisco Ordeig Ostembach.

San Francisco el Grande Madrid En abril de 1937 se creó la Junta de Incautación y Protección del Patrimonio Artístico que fue la responsable de velar por las obras de arte del Estado Español y quien decidió trasladar hasta San Francisco muchas obras donde fueron censadas, para evitar que en medio de la confusión de la Guerra dichas obras desaparecieran o fuesen objeto de tráfico. La Iglesia llegó a albergar más de 50000 obras entre la cúpula, nave central y sótano.

Actualmente también es conocida por su famosa pinacoteca, representativa de la pintura española de los siglos XVII a XIX.

Leyenda de San Francisco

Cuenta la tradición, se levantó sobre el terreno que se le ofreció al mismo San Francisco de Asís cuando pasó por Madrid en 1214 en su peregrinaje a Santiago de Compostela.

Posteriormente se levantó una ermita dedicada a la Virgen, y ya en el siglo XIV levantó otra, primero con el nombre de Jesús y María, y más tarde, de San Francisco, ya que así era como se le conocía en Madrid.

Cuentan que San Francisco de Asís acudía cada día a San Isidro, en la parroquia de San Andrés. En una ocasión fue a visitar al prior de convento de San Martín. De regreso a su humilde morada, en el lugar donde está la Iglesia, se topó con un grupo de ciegos mientras subía la cuesta.

El Santo se untó los dedos en el aceite que le había dado el prior y frotó con ellos los ojos de los ciegos, que de inmediato recuperaron la vista. La actual cuesta de los ciegos debe su nombre gracias al milagro que habría hecho el Santo.

Monumento Nacional y una joya poco visitada

Desde 1962, es basílica y desde 1980 monumento nacional. Posee una  riqueza artística digna de ser conocida y visitada cuenta  con lienzos de Goya, Maella, Moreno Carbonero, Muñoz Degrain, Ferrant, González Velázquez. No obstante, San Francisco el Grande tan solo la visitan cerca de 10.000 personas al año.

La cúpula más de grande de España y la cuarta de Europa

La Iglesia se construyó en el siglo XVIII  posee una cúpula de 33 metros de diámetro, solo superada por la de la basílica de San Pedro y el panteón de Agripa y Santa María del Fiore, en Florencia.

El efecto de grandeza de su cúpula se ve acrecentado por el hecho de que apenas ingresas a la Iglesia lo haces directamente debajo de la cúpula y no en una antesala, el efecto óptico te hace verla más grande de lo que es.

Este Monumento  posee la cuarta cúpula más grande de las iglesias cristianas, con frencuencia pasamos por el barrio de La Latina y pocos nos atrevemos a entrar a esa imponente iglesia, pero merece la pena ser visitada, podeis incluso hacer una interesante visita guidada, en cualquier caso es una joya mas,  escondida en Madrid.