ESTO SOLO TE PASA CUANDO TE ATREVES A VIAJAR

ESTO SOLO TE PASA CUANDO TE ATREVES A VIAJAR

El miedo es algo intrínseco al ser humano, es un mecanismo de defensa que tienen los seres vivos y que está íntimamente ligado a la supervivencia. El miedo a lo desconocido forma parte de los miedos que en ocasiones debemos hacer frente. Pero es también ese miedo a lo desconocido lo que muchas veces nos priva de conocer y vivir nuevas experiencias. En este post no hablaremos de tus miedos a viajar, hablaremos de las experiencias insuperables que puedes vivir si te atreves a dar ese paso y hacer ese viaje que tanto necesitas y que sin dudad mereces. Porque también hemos estado en ese punto en el cual no nos atrevemos a dar el click a ese viaje que nos ha estado rondando, entendemos que sea normal que ante lo extraño nos paralicemos.

¿Por qué ir a ese lugar si no conozco nadie allí?, no hablo ese idioma ¿para qué ir allí si no me van a entender?, ¡está muy lejos! Once horas de viaje ¿no sé si lo resistiré?, estas son algunas de las preguntas, perdón, excusas que nos creamos para avalar nuestra idea de no irnos de viaje. Pero te has preguntado ¿qué cosas extraordinarias nos podrían pasar si hiciésemos ese viaje?, Durante años visitar Perú siempre había sido una tarea pendiente y pospuesta, primero cuando estaba en Venezuela, me decía a mí mismo “está cerca ya podré ir mas adelante”, luego me toco vivir 6 años en Italia y 2 en Holanda, así que no lo tenía tan cerca, un buen día ya con Carlos y antes de decidirnos a dar ese paso de cambiar y reinventar nuestra vida, decidimos que el viaje a Perú era necesario hacerlo.

Contacto con sabores únicos

Siempre habíamos escuchado de lo variado y delicioso de los platos peruanos, y habíamos ido en varias ocasiones en distintos restaurantes en Holanda, pero poder degustarlos in situ tiene otro sabor, ¿los ingredientes? No lo sé, pero haber podido probar los distintos sabores  de la cocina peruana te da la oportunidad de acercarte a los orígenes de una cultura milenaria, a su fusión gastronómica, a su manera de ser porque forma de conocer un lugar es a través de su cocina. Descubres por ejemplo lo refrescante que puede ser la chicha morada, los sabores  de los distintos ceviches, los distintos usos de las patatas: la papa a la huancaína o las causas rellenas. Por casualidad, y por recomendación de una chica de la oficina de turismo terminamos comiendo en un restaurante en el Mercado de Surquillo en Miraflores que resulto ser una verdadera sorpresa, sin el glamour y estilo de los otros lugares donde habíamos estado pero con limpieza y sencillez, y sobre todo con muy buen sabor.

Conocer gente especial y algunos que terminan siendo tus amigos

Quienes hoy conforman uno de los más importantes círculos de nuestros amigos, los conoció Carlos en uno de sus primeros viajes, Brighton, de ese viaje han pasado más de 20 años y casi todos los allí conocidos siguen estando cercanos, a pesar de que casi todos venían de los alrededores de Madrid, estamos seguros de que de no haber sido porque estaban todos en un país extraño, una misma situación y condición y porque el objetivo que los llevó a ese lugar era el mismo para todos, no hubiese sido posible que se conociesen.

Te  conoces mejor y superas tus miedos

Para conocer mejor tus miedos y limitaciones es mejor enfrentarlos. Así nunca pensé que podía sufrir de miedo a las alturas en lugares cerrados hasta que me tocó subirme al balcón de la sala dei cinquencento en Florencia, ya había estado en alturas superiores pero fue la primera vez que esa sensación la sentía. Así que luego de esa experiencia y otras similares comprendí que me sucedía y como hacerle frente. Sobrevolando Nazca, se nos preguntó si mareábamos, Carlos con muchas horas de su vida en aviones, jamás pensó que el mareo le fuese acompañar. Por las características del sobrevuelo, en forma circular sobre las líneas, es común que algunas personas mareen, de haberlo sabido antes habríamos tomado las medidas correctivas.

Confrontas realidades distintas y ves las cosas desde otra perspectiva

Viajar no solo te abre la mente, y comprendes que el mundo es un compendio de realidades distintas y distintas formas de hacer las cosas, que no existe una única y mejor forma de hacer las cosas, eso no solo nos hace más tolerantes sino que nos da una amplitud en la percepción de nuestros “problemas”.  A veces nos ahogamos en un vaso de agua y consideramos que eso que nos está pasando es lo peor, y llega a ser incluso un motivo para molestarnos y maldecir a la humanidad. Cuando estamos de viaje, nos tropezamos con realidades distintas, y muchas veces la alegría y una sonrisa para esas personas se logra con poco, a veces vemos a niños o personas durante nuestros viajes y nos preguntamos ¿Cómo harán para vivir? Pero al verle su rostro lo primero que encontramos es una sonrisa.

Amaneceres únicos

No es que el sol salga mejor en un lugar que en otro, muchos factores influyen  en que su percepción de belleza y que sea visualmente más atractiva en un lugar que en otro, no se trata solo del contexto, no se trata solo del verde y pureza del ambiente, se trata de que nos hemos detenido a observarlo. Cada mañana al correr al trabajo, la mirada está enfocada en otro objetivo, y pocos nos regalamos ese instante para observar ese amanecer.

Entiendes que NO eres imprescindible en trabajo

Muchas veces confundes tu utilidad en el trabajo con tu indispensabilidad laboral.  Nada más alejado de la realidad, pase lo que pase, la organización para la que trabajas seguirá adelante contigo o sin ti, está diseñada para sortear imprevistos y en los procesos de planificación de proyectos contemplan esos pequeños  sucesos inesperados.  Por otro lado, sabemos que esas vacaciones ya las has negociado con tu superior así que tan imprevisibles no lo son. Una vez que hayas vueltos de tus merecidas vacaciones, te darás cuenta que el mundo no se acabó con tu ausencia, ni que la empresa fue a la quiebra, más allá de algunos documentos que te hayan cambiado de lugar o que un caso que algún colega no pudo resolver y que te dejo sobre el escritorio con una nota, no encontraras nada extraño a tu regreso.  Esto que hemos ilustrado con tu ambiente laboral, también lo podrás aplicar a tu vida personal, nada puede estar por encima de tu derecho a disfrutar de la vida.

Cada aventura de viaje, te llevará a un lugar extraño y desconocido que paradójicamente te ayudará a conocerte más a ti mismo, quien salió, sin duda alguna, no será el mismo que regrese, y no hablamos solo del bronceado o de la sonrisa al final del viaje. Por eso ¡Vive, Viaja, Vibra!